4.- Diabetes gestacional

La diabetes gestacional se define como cualquier grado de intolerancia a los hidratos de carbono que aparece o se identifica por primera vez durante el embarazo, por lo tanto, no debemos confundirla con la diabetes previa al embarazo.

Puede precisar tratamiento con insulina, o controlarse con dieta y ejercicio, y puede persistir o no tras el parto, aunque lo habitual es que se solucione tras el mismo.

Se diagnostica mediante el test de O’Sullivan, que consiste en administrarle a la gestante un líquido con alta concentración de hidratos de carbono, y posteriormente realizar mediciones de glucosa seriadas para comprobar su respuesta. Esta prueba se realiza a toda mujer gestante, pero en diferentes momentos del embarazo según sea su nivel de riesgo (antecedentes familiares, edad mayor de 35 años, obesidad, etc.)

Es muy importante que, tras el diagnóstico de diabetes gestacional, la futura madre tome conciencia de la importancia de cuidarse, cumplir el tratamiento y mantener su glucosa dentro de los niveles recomendados por su endocrino. Estos cuidados incluyen el autoanálisis de glucosa capilar, el ejercicio regular, el autoanálisis de cetonuria, la administración de insulina en caso de precisarla, y las revisiones médicas, que habitualmente serán quincenales, para valorar el control glucémico, peso y tensión arterial, además de, por supuesto, los controles rutinarios de cualquier mujer gestante.

4

Volver